Los líderes y promotores culturales enfrentan una lucha por salvaguardar la herencia ancestral del pueblo raizal, ante los cambios demográficos de la región. Su contribución se resume en resistencia, participación y activismo.